Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest
HISTORIA GRANATE

(Foto:Salomón Boeseldín)

Corría el año 1946… Algunos muchachos de entonces, amantes del fútbol decidieron formar un club donde canalizar sus energías y voluntades. Alguien sugirió la idea y un nombre: nuclearse alrededor de un hombre activo y emprendedor, un extranjero aficionado del fútbol que poseía una verdulería en la Avda. San Martín (casi esquina Belgrano), en cuyo negocio se hablaba y se discutía continuamente de deportes: ese hombre era el “turco” Salomón.

Salomón Boeseldín fue, en efecto, el iniciador del Club Defensores de Belgrano. Ya desde el año 1945, don Salomón estaba considerado muy seriamente la idea de formar un club que se volcara casi exclusivamente a la práctica del fútbol, ya que por entonces muy pocas instituciones se dedicaban a promover dicho deporte.

Es así, que el 1º de Abril de 1946 quedó constituido el Club Atlético y Social Defensores de Belgrano. El primer Presidente fue Miguel Petruzzi, conocido comerciante y político de Villa Ramallo, quien renunció a los pocos meses asumiendo la presidencia del club quien era el verdadero nervio motor, don Salomón Boeseldín.

Vale aclarar que utilizar el término de club era muy generoso para lo que era Defensores en sus comienzos apenas: un grupo de jóvenes jugadores de fútbol amateur, cuya sede era nada menos que la verdulería de Salomón quien a su vez era dirigente, director técnico y chofer de los jugadores.

Pero volviendo a ese fundacional 1º de Abril de 1946, veamos como surgió el nombre del club. Algunos quisieron ponerle “Defensores de Perón”, en clara adhesión al recién elegido Presidente de la Nación. Otros desestimaron el nombre, pensando que el objetivo era arrimar más gente a la naciente institución y que bautizarla con un nombre de ese estilo generaría atracciones, pero también rechazos. Por lo tanto, (quizás por la cercanía con la escuela Nº 6 Manuel Belgrano y la plaza del mismo nombre, a la verdulería de Salomón) se decidió denominar al flamante club Defensores de Belgrano.

Los colores originarios de su casaca fueron los de Vélez Sarsfield, es decir, camiseta blanca con una V azulada. Pero luego un ex jugador del club, Walter González, fue el impulsor de la adopción de los colores “granates”. González, venía de probarse en Lanús donde vio el color granate y le surgió la inquietud que Defensores adoptará este original color. De allí en más, Defensores pasó a ser granate.